Juan Arturo Brennan: Del Grammy, lo clásico

Dada su orientación fundamentalmente comercial, los premios Grammy (latinos o de los otros) nunca me han interesado mayormente; sólo les he puesto atención, por ejemplo, cuando ha estado involucrado el Cuarteto Latinoamericano, que ya ha obtenido dos gramofonitos. Este año me ganó la curiosidad y me asomé a los resultados, que no a la soporífera ceremonia, y encontré cosas que no por esperadas son menos preocupantes. De entrada, que el “gran ganador de la noche”, etiqueta convencional si las hay, haya sido un “músico” tan mediocre, del montón y ajeno a la creatividad como Bruno Mars. Escuché de cabo a rabo su disco ganador, con especial atención a la canción titular (24K Magic) y a la canción triunfadora, That’s what I like, y encontré sólo basura prescindible, tanto en la música como en las letras y, muy importante en estos tiempos, en los infumables videos con los que esos materiales han sido promovidos hasta el hartazgo. No hay más que hablar.
Source: Opinion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: