Fracasa prevención de enfermedades

 

Funcionarios de salud del gobierno federal se están dando por vencidos en la lucha para generar una cultura de la prevención de las principales enfermedades crónicas que enfrentan los mexicanos. Desde los sectores médicos, de primero y hasta tercer nivel, concluyen que a la población no le interesa cambiar sus hábitos para cuidar su salud y prevenir enfermedades como diabetes, cáncer o problemas cardiacos. Que por más que hagan, la gente no va a cambiar sus hábitos.

El desánimo es tal que por eso se puso en marcha un programa de prevención piloto en Nuevo León, por parte del IMSS, para invertir el chip y que sean los médicos quienes busquen y citen a sus pacientes cada determinado tiempo para que se realicen chequeos preventivos.

Porque les parece que las campañas gubernamentales como “Chécate, Mídete y Muévete”, que buscan difundir un estilo de vida sano y luchar contra la obesidad, si bien resultaron pegajosas, no se vieron reflejadas en un cambio de hábitos de los derechohabientes.

No por nada durante el Digital Health, foro organizado por la Facultad de Medicina de la UNAM, en alianza con InnovaSalud y la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), el propio director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, David Kershenobich, reconoció que “no es tan fácil pasar de lo curativo a lo preventivo”.

Y es que lo ideal para Víctor Hugo Borja, titular de la Unidad de Atención Primaria a la Salud del IMSS, es que el paciente tenga un solo médico para los tres niveles de atención médica. Porque desde su experiencia, el control y promoción de la salud sólo se puede lograr si hay una relación adecuada y duradera entre el médico y el paciente. Si es el mismo médico que lo atiende una y otra vez, se logran lazos importantes. Pero esto aún no se logra.

Para los especialistas, se requiere replantear el enfoque de la prevención y convertir al médico general en un especialista que fomente estilos de vida en las personas. Y coinciden en que son varios los obstáculos que se enfrentan para llegar a la prevención primaria, entre ellos un sistema nacional de salud fraccionado, en el que cada institución maneja su propio padrón de beneficiarios y no hay interconectividad.

De ahí que consideran necesario evolucionar hacia el expediente electrónico y un sistema universal de salud, que no se concretó en este sexenio, al mismo tiempo que se debe buscar que los médicos generales atraigan a sus pacientes con riesgo de enfermedades crónicas en lugar de estar esperándolos en el consultorio.

ABATELENGUAS

Hablando de prevención, este 15 de febrero se conmemora el Día Internacional de Cáncer Infantil, y una de las organizaciones civiles más respetables por su lucha en pro del paciente es Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), que levanta la voz y alerta que la información disponible sobre cáncer infantil para detectarlo a tiempo y para acceder a tratamientos es insuficiente y que esto está ocasionando diagnósticos tardíos.

BAJO EL MICROSCOPIO.

El presidente Enrique Peña Nieto hizo un llamado para tener memoria y reconocer los logros que se han obtenido en el sector salud. Y eso nadie lo discute. Y se reconocen los logros, pero a la par hay sectores dentro del propio gremio médico que no están satisfechos con lo realizado en este sexenio, y que incluso bromean con que después de la salida de Mikel Arriola del IMSS y José Reyes Baeza del ISSSTE, y el descarte de José Narro para la candidatura presidencial del PRI, el sector salud entró en un letargo, al grado que a los titulares de estas dependencias ahora sólo se les ve cuando el Presidente inaugura obras.

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Source: Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: