Elena Poniatowska: El problema con la democracia es que mucha gente no vota: David Maciel

No cabe duda, Carlos Monsiváis caló hondo en quienes lo conocieron. Así le pasó al chicano, doctor en sociología, David Maciel, quien llegó a la calle de San Simón a decirle que lo admiraba. Lo recuerdo jovencito, guapo, tímido e ilusionado porque lo llevé a San Simón. A partir de ese momento, Carlos y David se vieron en muchas ocasiones porque el chavo Maciel no imaginaba que Carlos atravesaría la frontera con tanta frecuencia ni con tan singular alegría, no sólo para dar conferencias multitudinarias y solidarizarse con luchas sociales, sino para lanzarse al chopin del otro lado y atiborrar su maleta de discos, películas y libros que más tarde pesarían al grado de no poder ni arrastrarla por los pasillos del aeropuerto Benito Juárez. “¡Tijuana, Mexicali, San Diego, Los Ángeles, Santa Bárbara ahí les voy!” –Monsiváis, guiado por David Maciel, conoció todos los malls del otro lado. “Ningún intelectual mexicano se preocupó tanto por nosotros los chicanos, escribió tanto sobre nosotros, fue tan sensible, tan curioso de nuestra cultura, de nuestra historia, de nuestra sociedad; Tijuana, Austin, Albuquerque, San Francisco, San Diego, le debemos mucho. A mí me honró con dos prólogos”, se emociona David Maciel, a quien se le humedecen los ojos.
Source: Opinion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: